Lurgan
, Irlanda del Norte, 1975. Una guerra civil de bajo nivel se ha ido gestando, con el IRA, que apunta a legitimistas británicos; y la Fuerza de Voluntarios legitimista del Ulster, que exige la venganza contra católicos que ellos consideran militantes republicanos. Alistair Little, de 16 años, es el líder de una célula UVF (Fuerza Voluntaria del Ulster) impaciente por derramar sangre. Él y su cuadrilla reciben el visto bueno para matar a un joven católico, James Griffin. Cuando se perpetra el golpe, Joe Griffin, de 11 años de edad, ve con horror cómo muere su hermano. Treinta años más tarde, Joe y Alistair deben encontrarse, ante las cámaras, de cara a una reconciliación. Alistair ha cumplido su condena, y la paz se ha establecido en Irlanda del Norte, pero Joe Griffin tiene otros planes en mente.

Drama psicológico dirigido por Oliver Hirschbiegel (“El hundimiento”, “Invasión”, “Rex: un policía diferente (serie tv)”, …) y que cuenta con Liam Neeson (“Furia de Titanes“, “Batman begins”, … ) y James Nesbitt (“Domingo sangriento”, “Millones”, … ) como actores principales.

Esta película me ha dejado una gran sensación de extrañeza…. Desde el primer minuto hasta el último he estado esperando un giro positivo en la historia que no se ha producido en ningún momento y sinceramente, el final es de lo peorcito que he visto en mucho tiempo.

Está claro que lo que intenta contarnos Hirschbiegel con esta historia no tiene que ser fácil de hacer, pero creo que lo podría haber hecho bastante mejor. Sin desmerecer a ninguno de los actores, creo que un actor de la talla de Liam Neeson podía haber tenido un papel mucho más profundo y elaborado, pero claro, exigencias del guión…. Por otro lado James Nesbitt realiza en esta ocasión una fabulosa interpretación, seguramente lo mejor de la película.

Esperaba bastante más de la película y de este director, más aún después de saber que fue el director de “El hundimiento” que tanto me gustó.

Os dejo en vuestra mano ver (o no) esta película.

NOTA : 5,5

Anuncios